Rehabilitación del Palacio Longoria

Rehabilitación de un edificio modernista que tiene como directrices principales, por una parte, la recuperación de la unidad y virtualidad exterior mediante la eliminación de los cuerpos añadidos que no formaban parte del volumen original; y por otra la recuperación de los espacios interiores mediante la eliminación de todas la adiciones que distorsionaban su traza. Todo ello con soluciones concebidas en arquitectura de nuestro tiempo y con la imprescindible mesura de las mismas para potenciar los valores auténticamente protagonistas del edificio.

Pincha aquí para ver el estado previo.

Fachada del Palacio Longoria

Su concepción volumétrica presenta una rotunda claridad de planteamiento, desarrollándose en dos alas de doble crujía y pasillo central, convergentes en la esquina, cuyo carácter simbólico queda destacado mediante un cuerpo rotondo en altura donde se establece el acceso desde la calle.

Plano de la planta baja Plano de la planta primera

Las fachadas desarrollan un lenguaje de extraordinario barroquismo decorativo y el verdadero punto focal de la composición se produce en el espacio donde se encuentran ambas alas del edificio y tiene su desarrollo la magnífica escalera que, cubierta con un interesante lucernario de vidrio emplomado, es la pieza más delicada de todo el edificio.

Desde su construcción, el edificio había experimentado diversas transformaciones, perdiendo una buena parte de sus características originales y encontrándose muy degradado en su globalidad.

Pincha aquí para ver el estado previo.

La intervención realizada entre los años 1.992 y 1.993 ha desarrollado los siguientes objetivos:

– Consolidación y restauración de las fachadas, con la eliminación de volúmenes e instalaciones añadidos y recuperación de su expresión cromática original.

– Regeneración de la espacialidad interior del edificio en su origen, así como de sus acabados nobles en suelos, paredes y techos. Diseño unificado de la carpintería interior.

– Recuperación del espacio correspondiente al primitivo jardín y tratamiento del mismo.

El espacio correspondiente al primitivo jardín se encontraba ocupado por una construcción de planta baja situada a muy escasa distancia de las fachadas posteriores del Palacio (pincha aquí para ver el estado previo); construcción que resulta demolida con las obras de 1.992-1.993, permitiendo la recuperación de un espacio que, entonces y en ausencia de documentación que pudiera explicarlo, se diseña con una fuerte pantalla vegetal en su borde, dentro de la que se crea un rincón escenográfico situado en la conclusión del eje-bisectriz de la planta del inmueble.

Posteriores razones de funcionalidad aconsejaron la sustitución de la pradera de césped por un pavimento más apto para la estancia de personas y celebración de diversos eventos al aire libre. A tal objeto fue concebida una plataforma constituida por piedra granítica y madera de iroko, que se distribuye y despieza siguiendo líneas directrices del interior del edificio y queda recercada por una chapa de acero Corten.

Plano del jardin



Deja un comentario