REHABILITACION: ESTRATÉGICA E INAPLAZABLE

De un tiempo a esta parte, proliferan las noticias sobre el interés que merece la recuperación de nuestro patrimonio edificado, en lo que tiene de salvaguarda de la memoria colectiva y la oportunidad que tales iniciativas merecen en este momento como asidero de un sector prácticamente naufragado, cuyos escasos supervivientes flotan desde hace tiempo gracias a navegar en otras aguas menos turbulentas.

http://bit.ly/1GKlswS http://bit.ly/1GKlzZe http://bit.ly/1CKdioX http://bit.ly/1HrshqA http://bit.ly/1xrBlZd

http://bit.ly/1EIKkVG http://bit.ly/1HoNq1b http://bit.ly/1CQ41x2 http://bit.ly/1bnHwna http://bit.ly/1EIKkVG

El anhelado paraíso de la unificación europea, está comportando un extraordinario esfuerzo económico y social, cuyas consecuencias se están dejando sentir especialmente en los países de la ribera mediterránea. Territorios en los que se concentra la mayor parte de los bienes culturales del patrimonio mundial. Países en los que los recursos públicos no han sido suficientes para mantener en servicio su ingente número de conjuntos históricos de interés.

En España, además, venimos observando con preocupación la progresiva retirada del dinero público de los presupuestos de cultura, sin que nuestra sociedad civil haya alcanzado aún el necesario grado de organización (pues creo que el nivel de sensibilización, aún mejorable, puede considerarse suficiente), para tomar el relevo en la financiación de tales emprendimientos; tradicionalmente dependientes hasta ahora de las subvenciones estatales o autonómicas. Esta inevitable transición demanda el urgente y necesario consenso sobre un amplio abanico de reformas que abarcan el ámbito legislativo, organizativo y económico, en una acción coordinada que rompa la presente e incomprensible autarquía administrativa.

Building repairs with scaffolding

No resulta en vano volver a reiterar la importancia de una verdadera y moderna Ley de Mecenazgo, imprescindible en los países de nuestro entorno (las expectativas en torno a la reforma fiscal en este apartado, creo que han quedado sobradamente defraudadas); de modo que continúa siendo esta una asignatura pendiente de suma importancia en la conservación y revitalización del patrimonio, como lo fuera la modificación de la vieja Ley de Arrendamientos Urbanos, (responsable de una generalizada ausencia de mantenimiento); toda vez que a su deterioro físico y funcional; añade la inaplazable adaptación de las construcciones a las condiciones impuestas por el cambio climático y a las demandas de sostenibilidad energética dimanentes del Protocolo de Kioto.

En estas circunstancias y atendido que el sector de la construcción ha quedado en nuestro país prácticamente laminado, las diferentes administraciones tratan de incentivar aquellas operaciones de rehabilitación y actualización de un parque de viviendas (que en más del 50% es anterior al año 1980), con ayudas que van del 25% al 50% del presupuesto protegible de las obras. Plausibles iniciativas que desde diversos ámbitos legales se están promoviendo por comunidades autónomas y ayuntamientos.

Sin embargo, las costosas obras de rehabilitación y adaptación de las edificaciones para cumplir los parámetros de accesibilidad, eficiencia energética, etc. que se demandan; adquieren extraordinaria notoriedad en un abultado porcentaje restante (del 50% al 75%), de modo que no resultan asumibles para la mermada capacidad adquisitiva de los copropietarios en las comunidades de vivienda colectiva. De tal modo, resulta especialmente imprescindible la participación de una financiación bancaria que no termina de llegar, pese a la ingente cantidad de dinero insuflado para su rescate y saneamiento; lo que determina que las ayudas administrativas no tengan el eco que, desde el punto de vista práctico, sería necesario.

Como conclusión, merece destacarse la necesaria puesta en marcha de un ambicioso plan de reformas que definitiva y racionalmente aborde una acción coordinada, en el ámbito legislativo y administrativo, que mejore las condiciones de gestión y control para la viabilidad de proyectos. En su posible interés social y el planteamiento de usos compatibles con las antiguas arquitecturas, reside la mayor parte de su futuro.

En la necesaria imaginación y flexibilidad para recuperar el patrimonio generando nuevas actividades económicas, radica su sostenibilidad y la garantía de su pervivencia en el tiempo. Esperamos que la banca contribuya eficazmente a posibilitar operaciones que hoy son ya estratégicas para nuestras ciudades y para uno de los más importantes sectores económicos.

Santiago Fajardo



Los Comentarios están cerrados.