PRESENTACION DEL LIBRO: LA VIGA EN EL OJO, ESCRITOS A TIEMPO

El pasado 10 de junio fue presentado en Roca Madrid Gallery el libro de Fredy Massad “LA VIGA EN EL OJO. ESCRITOS A TIEMPO”, que recopila diferentes textos del profesor de Teoría y Crítica en la Universidad de Barcelona, elaborados para un destino digital en una ventana de tiempo que mira hacia el pasado reciente. Libro magníficamente editado por Ediciones Asimétricas en un ejercicio realmente meritorio en el presente momento, en el que ya pocos editan libros de arquitectura y muchos menos aún de arquitectura y crítica, lo que dice mucho de un Juan García Millán que sitúa su audacia en paralelo con la del autor.

La publicación del libro viene a coincidir con la reciente conclusión del interesantísimo ciclo “Al borde de la crítica” comisariado por Santiago de Molina, Bea Villanueva y Paco Casas; que desde hace un año ha tenido como escenario el Roca Gallery madrileño; sometiendo a revisión el papel de la crítica hoy y la especulación que en nuestros días circula sobre su hipotético final.

Como acertadamente señalara Santiago de Molina, -uno de los invitados en la mesa, junto a Bea Villanueva y José Mª Echarte- se trata de un libro profundo y necesario que reflexiona sobre la crisis de identidad y el fenómeno mediático vividos por la arquitectura en los últimos quince años. Una crítica contundente y bien argumentada sobre la producción del star system y su pretenciosa justificación, que merece una bien meditada lectura y ofrece un retrato fiel de lo sucedido en este periodo.

Libro denso con referencias incontestables que sugieren un panorama escasamente esperanzador, atendida la progresiva tendencia hacia la banalización de la arquitectura por mor del liberalismo rampante en el que vivimos inmersas las sociedades occidentales; con su creciente relativismo asociado que, subvirtiendo seculares valores, convierte el ejercicio de la arquitectura en una apuesta de marketing para el efectismo y la impostura de los más hábiles.

Condenada así la crítica rigurosa a ser una solitaria voz en el desierto, por la devaluación que hacia la misma imponen diferentes circunstancias simultáneas, como la multiplicación de opinantes en redes sociales, o la superficialidad que a cualquier cosa imprime la velocidad con la que se produce (o mejor, difunde) la información; el ejercicio crítico desde la autoridad del conocimiento multiplica su necesaria función educadora y orientadora, contribuyendo a un mayor y mejor fundado criterio de la sociedad de nuestro tiempo.

Es necesario pues agradecer tan valiente apuesta por la exigencia de una sinceridad existencial, lamentablemente ausente en muchas de las más espectaculares realizaciones de los arquitectos estrella en últimos años. Un ejercicio crítico no propositivo que demanda profundidad y coherencia.

Captura de pantalla 2015-06-15 a las 10.44.25

Un interesante debate tras las intervenciones de Fredy Massad, Santiago de Molina, Bea Villanueva y José Mª Echarte, vino a presentar las muy diversas facetas que la presente realidad ofrece y asimismo las lecturas inevitables sobre los aspectos ligados a esta; como la naturaleza endogámica en la que vive anclado el ejercicio profesional, girando en círculos cerrados y concéntricos de escasa o nula transversalidad; o la “novedad” que se instaura con las vanguardias del movimiento moderno como categoría identificadora de lo valioso …y aun continúa como vigente paradigma en una senda interminable jalonada de ocurrencias epatantes.

También sobre el carácter edilicio de la arquitectura y su inevitable y vieja relación con el poder –los arquitectos trabajamos por encargo-, que hace de la ciudad mediterránea un escenario teatralizado para la vida de los ciudadanos y la acción política, capaz de dar realidad al Gran Canal de Venecia, pero asimismo una peligrosa alianza de consecuencias bien conocidas; o la metamorfosis vivida en el último cuarto de siglo por un antiquísimo oficio casi artesano, que hoy pasa a ejercerse en verdaderas multinacionales de la arquitectura, con grandes y muy diversificados equipos.

Asimismo, la entronización de la marca –ese obsesivo proceso de branding- como llave que abre la puerta de los mercados y la fama (hoy -señala Fredy Massad- las revistas de arquitectura ya no ofrecen en sus portadas la obra más significativa de un autor, sino su retrato mismo). Significativa asimismo la velocidad de obsolescencia de cualquier producción artística, -vivimos tiempos de fugacidad- en una irreflexiva carrera hacia no se sabe dónde, proponiendo pomposas renovaciones de no se sabe qué, sin identidad ni fundamento verosímiles. Reflexiones sobre el papel orientador que corresponde a las escuelas de arquitectura, donde debieran establecerse más claramente criterios y distinciones entre humo y paja; o el desdén que hacia la contextualización de cualquier tipo exhiben las realizaciones de las grandes estrellas, fueron temas también abordados por los invitados presentes en la fila cero –los Touza, M. Angel Díaz-Camacho, José Ramón Hernández- y muchos de los asistentes en animado coloquio.

Por todo ello, considero que la especulación sobre la muerte de la crítica carece de fundamento. La crítica no debe morir; muy al contrario entiendo que es probablemente y en este momento más necesaria que nunca, recuperando su condición de referente y orientadora en este proceloso y confuso presente. Hay por ello que agradecer a Freddy la claridad y contundencia de sus argumentos, expuestos de modo franco y abierto, ofreciendo el debate cuerpo a cuerpo de las ideas. Una voz que no clama del todo en el desierto.

La tarde de debate tiene siempre un epílogo feliz y relajado en Roca Madrid Gallery, con esa prolongada charla entre amigos tomando un vino, entorno a nuestra pasión común: la Arquitectura. Uno de los más interesantes y atractivos foros en este evanescente tiempo de fugacidad…

Santiago Fajardo



Los Comentarios están cerrados.