RACIONALISMO AÑOS 30. FERNÁNDEZ-SHAW Y ARNICHES

Aunque en este ciclo, hemos presentado ya algunas obras racionalistas en Madrid, hoy lo hacemos nuevamente con dos obras de menor escala concebidas por dos extraordinarios arquitectos de esa época: Casto Fernández-Shaw y Carlos Arniches, verdaderos precursores del movimiento moderno en Madrid.

RacionalismoComo referencia previa digamos que Fdez-Shaw proyecta junto a Pedro Muguruza, el edificio Coliseum en la Gran Vía madrileña y el Mercado de San Fernando, entre otras obras. Arniches, hijo del famoso escritor y comediógrafo es, con Domínguez y Eduardo Torroja, el autor del Hipódromo de la Zarzuela de Madrid y, con muy escasos medios, los distintos centros del Instituto Escuela.

Del primero traemos hoy la Gasolinera de la calle Alberto Aguilera “Petróleos Porto Pi” y del segundo el pabellón de dormitorios de la Residencia de Señoritas de la Institución Libre de Enseñanza, contiguo a la sede de la Fundación Ortega y Gasset.

La gasolinera de Fdez-Shaw cristaliza los postulados del racionalismo, desde una concepción estructural y constructivista muy depurada, que enfatiza el interesante contrapunto entre la ligera horizontalidad de la delgada marquesina y la verticalidad rotunda de una torre con expresa evocación náutica; hoy ya navío varado, envuelto y agobiado por las edificaciones actuales. En los años 70 se inició la Racionalismoincomprensible demolición de su marquesina (pues continuó siendo gasolinera después); afortunadamente detenida y reconstruída con discutible criterio.

El edificio, anexo al hotelito de Fortuny que fuera la Residencia de Estudiantes antes de mudarse a la Colina de los Chopos; es uno de los más significativos ejemplos de la arquitectura racionalista española. Con escueto y bien preciso vocabulario, Arniches resuelve el programa funcional con una planta en ángulo y chaflán de esquina, cuyo ala de levante cierra con una escalera envolvente y semicircular, aerodinámica como los balcones del testero al mediodía. La insistente horizontalidad de las ventanas y las delgadas losas de los balcones volados, parecen perseguir un cierto dinamismo y siguen patrones de inspiración marinera.

En suma dos referentes de interés en la arquitectura de Madrid



Los Comentarios están cerrados.