PALACIO DE SANTA CRUZ

Cercano a la Plaza Mayor, el edificio de Gómez de Mora (arquitecto vinculado a los reinados de Felipe III y Felipe IV); fue concebido inicialmente como Sala de Alcaldes y cárcel de Corte. Convertido posteriormente por Felipe V en el importante palacio de Santa Cruz, nombre que procede de la antigua y vecina parroquia de la calle Atocha y desde 1938 es sede de nuestro Ministerio de asuntos exteriores.

La larga sombra de Juan de Herrera se extiende sobre el barroco del sXVII madrileño, con una sobria interpretación renacentista para un edificio en dos alturas y escurialense volumetría; realizado con fábrica de ladrillo y recercados de granito en los huecos exteriores y asimismo, en el refuerzo y perfilado de las aristas de las torres laterales. Torres que se cubren con los tradicionales chapiteles austriacos característicos de los Absburgo, ya empleados por Juan de Herrera en El Escorial. El resto de la cubierta, también en pizarra y con acusada pendiente, está jalonado con ventanas de mansarda que ventilan la planta bajo cubierta en el tercer nivel.

Palacio de Santa Cruz

De imponente aspecto y con escuetos elementos decorativos según la tradición barroca española; un cuerpo central a modo de portada clasicista en granito, jerarquiza e identifica la entrada al edificio, con un gran escudo y frontón triangular que emerge destacado sobre la línea de cornisa.

Con una muy académica planta rectangular, el interior se horada e ilumina con dos magníficos y simétricos patios-galería de traza renacentista, con arquerías de medio punto sobre columnas; situados a ambos lados de una espectacular escalera.

Plano Palacio Santa Cruz

Aunque en otro tiempo fuera atribuido a un arquitecto italiano, su concepción pertenece a Juan Gómez de Mora, auxiliado por Alonso Carbonell como aparejador de las obras, aún cuando otros arquitectos participaran en su finalización, como Villarreal, Hurtado y del Olmo.

En 1930, fue renovado por el arquitecto Pedro Muguruza quien, tras las destrucciones causadas por la guerra civil, lo volverá a restaurar en 1941. Más adelante, en 1950, Muguruza interviene realizando la ampliación posterior.



Los Comentarios están cerrados.