IGLESIA DE STA. MARIA DE CANAA (POZUELO)

Hoy traemos nuevamente a PxM una obra curiosa de un gran arquitecto español; Fernando Higueras; de quien glosamos en otra ocasión el Instituto de Patrimonio Histórico Español y sus viviendas para el Patronato de Casas Militares en la Glorieta de San Bernardo. Hoy mostramos su personalísima y moderna interpretación del espacio litúrgico, con la iglesia de Sta. Mª de Canaa en Pozuelo de Alarcón.

Su aproximación al organicismo de Wright se realiza desde una concepción rotunda del espacio y un rigor geométrico capaz de estructurarlo con gran fuerza expresiva.

Buen conocedor de los oficios y muy especialmente la albañilería, permiten a Higueras proponernos un ejercicio virtuoso cuya complejidad formal no resulta incompatible con un material sencillo y modesto como el ladrillo. El arquitecto escribe una novela plena de matices y situaciones con un escueto vocabulario; o dicho en términos pictóricos, con una muy sencilla paleta de colores.

iglesia pozuelo

Su rigor constructivo y una contemporánea concepción del espacio, a partir de dos elementos fundamentales de la arquitectura romana; el arco y la bóveda; permiten a Higueras explorar las posibilidades de una planta de cruz latina sobre la que las cubiertas adquieren una diferente personalidad y confieren al conjunto una imagen inédita; tanto en su interior como en el exterior.

El crucero es el resultado de combinar de forma superpuesta cubos de diversa dimensión, montados sobre trompas que van girando 45 grados; ascendiendo hasta un lucernario central. Su resultado produce un efecto sorprendente que recuerda las cúpulas de mocárabes. Las cubiertas de las naves del crucero y el presbiterio, están resueltas con bóvedas transversales paralelas y descendentes, sobre las que descansa un solo faldón inclinado. De modo análogo está planteada la cubierta de la nave central, aunque con bóvedas transversales a nivel para una cubierta a dos aguas. La luz penetra desde los ventanales laterales y lucernarios sobre las bóvedas. Grandes voladizos de cubierta recorren el perímetro de la nave protegiendo su fachada.

El hito que reinterpreta la vieja espadaña o la torre de campanas, se ha confiado a un potente elemento vertical, aligerado con arcos abocinados y sirve de magna portada de acceso al templo.

En suma, un ejercicio de estilo para un arquitecto artesano y humanista que asimismo cultivó la pintura y la música.



Los Comentarios están cerrados.