MUSEO REINA SOFÍA

Hoy traemos a PxM un nuevo museo. El antiguo Hospital de San Carlos, en el que hace tiempo se formaran tantos médicos; es hoy un hito que concluye -al sur- un eje museístico de primera magnitud; formado por El Prado, Thyssen y Reina Sofía, al que yo añadiría el importantísimo Museo Arqueológico Nacional que comparte edificio con la Biblioteca Nacional. El museo de arte contemporáneo Reina Sofía (inaugurado en 1986) cristaliza varios momentos de nuestra historia y merece una detenida visita.

Museo Reina Sofia

El primitivo y clasicista edificio de Sabatini se reconoce en su escala desde la Glorieta de Atocha, con las torres de ascensores emergentes en su costado y asimismo, por la ampliación en horizontal decididamente rupturista proyectada por Nouvel. El museo se extiende a través del Parque del Retiro con dos sedes expositivas: el palacio de Velázquez y el palacio de Cristal.

El Reina Sofía tiene su acceso desde la gran plaza rectangular y en el eje de su fachada principal, para una organización espacial -característica de hospitales- que gira en torno a un gran patio central. Esquema de claustro que permite una mayor y mejor iluminación y ventilación del edificio, además de proporcionar un espacio abierto para el paseo interior. Ese esquema lineal en cada uno de sus cuatro lados, es asimismo compatible con la función museística, pues contiguas a las galerías de claustro se abren las distintas salas de exposiciones y servicios.

La propuesta de fuerte contraste concebida por Nouvel, repite el esquema de Lucerna y bajo el paraguas de una espectacular cubierta plana de finísima e ingrávida apariencia, varios volúmenes exentos acogen la magnífica biblioteca, las salas de exposiciones, las oficinas del museo y el auditorio que recuerda asimismo la sala de ópera de Lyon. Todos ellos, girando en torno a una plaza semicubierta a la que llega la luz procedente de los grandes huecos abiertos en la misma y cuya proximidad al edificio de Sabatini hace que se relacione con evidente disparidad.

Una propuesta impostada en el tejido urbano denso de Lavapiés con propósito de significarse y manejando un escueto vocabulario epidérmico; en el que predominan el vidrio y la chapa metálica. Soluciones arquitectónicas y constructivas high-tech, para un presupuesto sin demasiadas restricciones en momentos de bonanza.

El museo no es ya un lugar de depósito, sino un espacio vital en permanente actualización y, asimismo, foro de debate en el que toman protagonismo nuevas estrategias para su divulgación y la educación cultural de los ciudadanos. Visítenlo!



Los Comentarios están cerrados.