BIBLIOTECA LUIS ROSALES

Una de las más grandes y -a mi juicio- mejor planteadas bibliotecas de la Comunidad de Madrid, es la que en 2010 se construye en Carabanchel por el equipo de arquitectura de Pau Soler y Miguel Rodríguez; coronando una ladera que mira con distancia a la ciudad –como desde un privilegiado observatorio. Un ejercicio de arquitectura, que consigue armonizar su contemporánea funcionalidad con el territorio; evidenciando su hondo determinismo, más allá de cualquier gestualidad vacua.

Biblioteca Luis Rosales

La biblioteca, aun siendo el objetivo principal del emprendimiento, es algo más en este caso; pues su programa incorpora asimismo un centro de jóvenes y una escuela de música, además de un salón de actos; todo ello en un planteamiento de volumen compacto, que establece las diferencias epidérmicas; en función de sus diferentes condiciones físicas y funcionales. Así, la fachada nordeste -que se orienta a la ciudad a través de un parque arbolado- es fundamentalmente una gigantesca ventana; en tanto que para el resto de orientaciones, un prefabricado de hormigón, alterna los paños ciegos con otros parcialmente velados por celosías verticales.

Su entrada transparente tras el atrio cubierto, da paso a un vestíbulo que -tras la recepción- invita a descubrir el edificio a través de su gran vacío interior y recorrerlo verticalmente desde su gran escalera; con una perspectiva de 360 grados sobre las áreas de estudio o de estancia y relax. Un espacio continuo horadado superiormente por una cubierta en diente de sierra cuyos lucernarios proporcionan a este un nivel de iluminación óptimo. La gran estructura se hace patente para mostrar los medios con los que se hace posible el espacio diáfano, dentro del que se recorta el vacío vertical en el que se inscribe la gran escalera.

BIBLIOTECA LUIS ROSALES

Cuatro plantas dotadas de tecnología de última generación para el acceso a libros en braille, películas subtituladas, audiovisuales, etc; además de las salas de estudio, una sala de exposiciones, el centro de accesibilidad a la lectura y los archivos, almacenes y servicios.

Los acabados interiores continuos y en tonos claros, contribuyen con razonable presupuesto a subrayar uno de los elementos capitales en una biblioteca: la luz.

En suma un magnífico ejercicio de arquitectura que recomiendo a Vds. visitar.



Los Comentarios están cerrados.