PALACIO DE VELÁZQUEZ. PARQUE DEL RETIRO

Hoy traemos a PxM otro pabellón de exposiciones del arquitecto Velázquez Bosco en nuestro maravilloso Parque del Retiro. El Palacio -que toma su nombre-, precede en cuatro años al Palacio de Cristal y fue diseñado para albergar la Exposición de Minería del año 1883.

Con una concepción material densa, diametralmente opuesta al Palacio de Cristal; el arquitecto emplea el hierro como novedosa y ligera solución estructural para resolver la cubrición de grandes espacios diáfanos. Una fábrica de ladrillo en dos colores, con algunos frisos cerámicos de Daniel Zuloaga sobre las arquerías, define una volumetría potente y bien perfilada; con elementos prismáticos de mayor altura en cada uno de sus cuatro ángulos. Cuatro prismas cubiertos con pabellones curvados en chapa de cinc que componen la simetría de cada fachada.

Palacio de Velázquez

Materia densa convertida en algo etéreo, gracias a la rítmica arquería que perfila los grandes huecos y a la cerámica coloreada que reviste y aligera las pilastras y los espacios entre los arcos. Una delicada balaustrada sobre la línea del zócalo, contribuye a acentuar la base de apoyo y asimismo a rematar superiormente la potente cornisa.

Con el acceso a través de una gran logia clasicista de columnas situada en el eje de su lado mayor; la planta rectangular del pabellón se organiza con una gran nave central –más ancha y alineada con el acceso- y tres naves menores transversales, dispuestas a cada uno de ambos lados. La nave central está cubierta con una bóveda de medio cañón sobreelevada, que deja lucernarios laterales sobre las cubiertas más bajas del resto del pabellón; resueltas a dos aguas con esbeltos arcos rebajados de hierro y lucernarios corridos en cada una de las cumbreras.

Columnas de hierro fundido que se alinean para soportar unos delicados arcos, a modo de vigas-carrera, sobre los que descargan los arcos de cubierta de las tres naves laterales.

El espacio expositivo amplio y diáfano, queda subrayado por un suelo continuo y el color blanco omnipresente en todo el pabellón

Tras cinco años de obras de restauración el pabellón fue abierto en 2011 y actualmente acoge exposiciones temporales del Museo Reina Sofía.

Otra pieza de colección en el más selecto de nuestros jardines.



Los Comentarios están cerrados.